Sitio Web OFICIAL de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo - UNT

COMUNICADO DE LA FAU UNT A LA COMUNIDAD

Ante la decisión de la Caja Popular de Ahorros de solicitar el permiso de demolición del edificio integrante del Patrimonio Cultural de los tucumanos ubicado en San Martín 730, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán a través de su Instituto de Historia y Patrimonio emite el siguiente comunicado:

El edificio de San Martin 730, fue edificado para ser la sucursal del Banco Francés del Río de la Plata por el reconocido constructor español Manuel Graña, inaugurándose el 7 de Febrero de 1913. Posteriormente se localizó en él la Sociedad Financiera, Comercial e Industrial Alfredo Guzmán y Cía. y en 1922 fue la primera sede propia que tuvo la Caja Popular de Ahorros. A partir de 1939, cuando la Caja se trasladó a su edificio actual frente a la Plaza Independencia, lo ocuparon sucesivamente, la Dirección General de Rentas, la Secretaría de Trabajo y la Dirección Provincial de Comercio.

El edificio, diseñado bajo cánones académicos con una decoración modernista, es un excelente ejemplo de la arquitectura de principios del siglo XX en la ciudad. Por otra parte, conforma un importante conjunto de valor histórico y paisajístico con el Ex Banco Español y del Ex Banco de la Nación. Estos valores fueron reconocidos por el Estado cuando se lo incluyó, en el año 2004, entre los inmuebles protegidos por la Ley Provincial de Patrimonio Cultural. En el 2008, fue excluido de dicha ley junto con otros edificios emblemáticos. Cuando meses después, gracias a las multitudinarias manifestaciones de la comunidad, conocidas bajo el lema Tucumán no se Vende, se logró revertir estas desafectaciones, extrañamente, sólo este edificio quedó sin protección legal.

Hasta el año 2010 se mantuvo en funcionamiento y en un razonable estado de conservación. En el 2011 fue elegido por sus importantes valores patrimoniales como sede de la Muestra de Diseño Espacio DAR. A partir de ese momento el edificio fue abandonado y comenzó su progresivo deterioro.

En el 2014, la Caja Popular de Ahorros decidió encarar la puesta en valor y restauración del inmueble. Dicha obra se inició con la consolidación estructural del mismo, para lo cual se invirtió una muy importante suma de dinero. Esto permitió consolidar gran parte del edificio, quedando sólo pendiente el refuerzo estructural de la fachada, cuando la empresa a la que se había adjudicado la obra, la abandonó. Luego de cuatro años, en los cuales no se continuaron las obras, la situación de la fachada se agravó. No obstante, los informes técnicos dan cuenta que esta situación puede ser revertida, para lo cual se está haciendo el proyecto de refuerzo estructural. Esta obra completaría el proceso de restauración iniciado en 2014.

Por todo lo expuesto, el Instituto de Historia y Patrimonio de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT solicita se reconsidere el pedido de demolición y por el contrario, se continúen las tareas destinadas a la puesta en valor y rehabilitación de este valioso edificio como parte fundamental del patrimonio cultural de la Provincia y de la identidad urbana de San Miguel de Tucumán.